Actualidad

TWave la revolución digital del mantenimiento industrial

Orígenes

El mantenimiento predictivo hace años que viene demostrando que permite reducir los costes operativos de los procesos industriales, a través del control del estado de salud de la maquinaria para anticipar averías y planificar las acciones de mantenimiento.  El monitorizado  permanente o monitoreo de condición  es una solución  que permite optimizar la confiabilidad  de la maquinaría que no se ha implantado de forma masiva hasta hace poco tiempo , pues implicaba una inversión inicial  bastante alta. La revolución digital de los últimos años ha posibilitado que surjan empresas como TWave, capaces de aprovechar las nuevas tecnologías para aplicar soluciones innovadoras al monitoreo de condición. TWave surge a finales de 2014 con la idea de un producto totalmente novedoso en el campo de los CMS , así lo explica uno de sus impulsores y fundador José Ramón Blanco González, “el objetivo era lanzar un producto competitivo , orientado desde el primer momento al mercado internacional por ello contamos con una idea novedosa, con la capacidad técnica para desarrollar un producto complejo  y gracias a la experiencia aportada  hubo posibilidades de acceder rápidamente a un canal de distribución consolidado, al menos a nivel  nacional”.

Con los años TWave ha ido creciendo en número de trabajadores, principalmente para aumentar su capacidad de diseño y desarrollo, pero también con personal destinado a desarrollar el negocio de la empresa a nivel internacional. La plantilla está íntegramente formada por perfiles de alta cualificación provenientes del mundo de la ingeniería: industrial, informática y telecomunicaciones.

Productos

 Uno de los productos principales de la compañía es el TWave T8 especializado en el monitoreo de condición, que se distingue principalmente por su funcionamiento totalmente autónomo. Se trata de un dispositivo Edge-computing que integra lectura de sensores, procesamiento de la señal, interfaz web directamente en el propio instrumento, sin necesidad de software ni de conexión a internet. “Esta característica simplifica mucho la instalación y reduce los costes de puesta en marcha, siendo totalmente único en el mercado” matiza José Ramón Blanco. Asimismo, asegura que “frente a las soluciones ofrecidas por otros fabricantes, que normalmente dependen de servidores locales de software e incluso de hardware adicional como gateways, TWave T8 es un dispositivo listo para recoger datos desde el primer momento que se le suministra la alimentación”.

La compañía destaca por su avanzada tecnología, a la vez que mantiene un tamaño pequeño en comparación con grandes empresas, lo que permite ser ágil y adaptarse al cambio, pero con unos costes fijos más fáciles de mantener, dedicando casi un 60% de sus recursos a actividades de I+D+ para mejorar productos y lanzar nuevas tecnologías que permitan mantener su competitividad en el mercado emergente.

Retos y oportunidades

Actualmente, TWave centra sus esfuerzos en consolidar sus canales de venta internacional. “El producto no se puede vender normalmente de forma directa a los usuarios final, sino que es un tipo de producto que normalmente viene ligado a diversos servicios que deben dar empresas locales” afirma Blanco.

Durante los últimos años han establecido alianzas comerciales con distribuidores internacionales, tanto en Europa como en el resto del mundo. “El proceso de introducción del producto en un nuevo mercado es lento y se tarda en llegar a la etapa de consolidación, este es nuestro principal reto en los próximos años” insiste.

Poniendo la mirada en 2022, TWave pretende lanzar comercialmente una nueva generación de equipos monitorizados, de menos coste y más versátiles, aptos para otras aplicaciones y mercados menos especializados.

Por otro lado, José Ramón Blanco, hace hincapié en la importancia de la competitividad de la industria en Asturias que pasa por la digitalización y por adaptarse a la industria 4.0. “Una de las fortalezas de nuestra región es la capacidad humana que genera la Universidad de Oviedo y en concreto la Escuela Politécnica de Gijón, nosotros lo sabemos y venimos colaborando desde el principio”, añade.

 

Apoyos del GRUPO IDEPA y FEDER

TWave ha contado con el apoyo del IDEPA para la creación de empresas de Base Tecnológica. “Estas ayudas, junto con los avales aportados por Asturgar fueron fundamentales para el lanzamiento de nuestro proyecto y la consolidación de nuestra empresa y su tecnología” explica.

A través del CEEI, con sus actividades de asesoramiento y divulgación, y las líneas  de ayuda para actividades de I+D que promueve el IDEPA, fueron fundamental mentales para la consolidación de TWave.